Con el paso del tiempo, el cuerpo físico nos pasa factura acerca del desgaste que implica volvernos mayores. Nada ni nadie queda exento de ese paso cronológico. Tampoco la vista, ya que el ojo sufre alteraciones en su estructura y función, algo que los especialistas denominan como “envejecimiento ocular”. Las dos maneras más frecuentes en que ese paso del tiempo se manifiesta son las cataratas y la presbicia (a partir de los 40 años) principalmente.

Presbicia: ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?

Según apunta el médico oftalmólogo Carlos Gordillo “La presbicia, presbiopía o vista cansada es la falta de flexibilidad del cristalino, por el envejecimiento, para enfocar correctamente la luz. El punto de enfoque se sitúa detrás de la retina por lo que la visión a corta distancia se vuelve borrosa. Esto empieza a notarse a partir de los 40 años y empeora con la edad. Un ejemplo claro es cuando tenemos que alejar un papel para poder enfocar las letras”.

La mala noticia es que la presbicia no tiene prevención, llega más tarde o más temprano. La buena noticia es que es posible tener una correcta salud visual teniendo en cuenta los siguientes consejos:

-No forzar la vista.

-Realizar revisiones oculares de forma periódica.

-Utilizar buena iluminación.

-Seguir una dieta rica en vitamina A y betacaroteno.

-Proteger los ojos de la exposición solar.

-Controlar las enfermedades cronicas como la diabetes.

 

Tratamiento y medicación: anteojos, lentes de contacto o cirugía:  Los anteojos con graduación de dioptrías para ver de cerca, los lentes de contacto bifocales o monovisión (para ver de cerca en un ojo y para ver de lejos en otro) y la cirugía refractiva son los tratamientos que existen para poder ver bien de cerca o leer. La técnica de cirugía refractiva se planteará, si es posible, en función de la edad, la graduación necesaria y las características del ojo.

 

Esa “telita” llamada catarata

Las cataratas constituyen un proceso natural causado también por el envejecimiento. La gran mayoría de las personas acabarán sufriéndolas si llegan a vivir lo suficiente. Por eso, hablar de prevención de este problema ocular no tiene demasiado sentido. En cambio, retrasar su aparición sí es posible. No existe ningún método infalible, pero siguiendo unos sencillos consejos de los oftalmólogos se pueden obtener numerosos beneficios que redundan tanto en la vista como en otros órganos del cuerpo.

El envejecimiento del ojo provoca que el cristalino (una lente ocular natural) se vuelva opaco. Según sustentan diversos estudios “en un ojo normal la luz y la imagen pasan a través del cristalino a la retina, pero cuando hay catarata la retina no recibe la suficiente luz ni una imagen clara, de modo que la persona afectada no es capaz de ver bien, ni siquiera con sus anteojos perfectamente graduados”. En fases avanzadas, las cataratas provocan un deterioro visual muy significativo, con el consiguiente impacto sobre la calidad de vida. Ahí es cuando la cirugía acude al rescate.

Aunque generalmente empiezan a dar síntomas a partir de los 60 años, hay algunas enfermedades y ciertos hábitos que pueden adelantar su aparición.

1) Prevenir enfermedades para evitar las cataratas

Las cataratas aparecen con una mayor frecuencia a edades más tempranas en las personas con enfermedades sistémicas. Se entiende por enfermedad sistémica aquella que afecta a todo el organismo y no a un solo órgano. La diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad son algunas de las patologías prevenibles que se han asociado al desarrollo más temprano de cataratas. El consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo tambien pueden favorecer su aparicion. Por lo tanto, la primera recomendación de los especialistas es mantener un estilo de vida sano -alimentación adecuada, ejercicio físico regular, no fumar, no beber alcohol- para prevenir todas esas enfermedades y, de paso, las cataratas.

2) Alimentación rica en antioxidantes

Algunos estudios apuntan a que la pérdida de transparencia del cristalino puede estar relacionada con cambios oxidativos. Por esta razón, a pesar de que también en este caso faltan datos concluyentes, los oftalmólogos consideran que una dieta a base de frutas y verduras ricas en antioxidantes (vitaminas E y C, carotenoides, luteína…) puede ayudar a retrasar el desarrollo de cataratas .

 

3) Reducir el uso de corticoides

Existe un tipo de catarata causada por el uso crónico o abusivo de algunos medicamentos, como los corticoides. La prevención de estas cataratas farmacológicas parece clara: reducir el uso de corticoides. Pero no siempre es posible porque estos medicamentos son necesarios para tratar numerosas patologías, varias de ellas oculares.

Lo que sí está al alcance de cualquiera es eliminar el uso de aquellos corticoides que no han sido prescritos por un médico. Así, aunque hay farmacias que dispensan colirios con corticoides sin solicitar la receta al paciente, se recomienda no adquirirlos de esta manera. Ante el picor o cualquier otra molestia ocular que no haya sido supervisada médicamente, siempre es mejor usar simplemente suero fisiológico o lágrimas artificiales.

El médico oftalmólogo Carlos Gordillo dialogó con el programa Cada Día y brindó más consejos a la hora de hablar sobre el envejecimiento ocular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí