Es bastante común que los cuidados de la piel queden un tanto relegados en aquellas madres ocupadas. La casa, el trabajo y los hijos parecen no dejarles tiempo para nada más. Sin embargo, si bien es complicado hallar el equilibrio, siempre es posible realizar actividades para cuidarse a una misma y sentirse más bella.

A continuación, te contaremos algunas rutinas de belleza cortas y fáciles para no tener excusas y ponerlas en práctica hoy mismo.

Algunos consejos de cuidado de la piel para madres ocupadas

La piel requiere de mucha humectación, no solo para mejorar su apariencia, sino también para recuperar la luminosidad y la firmeza luego de los embarazos y el posparto. Y para lograrlo, existen diversos trucos y consejos aptos para madres ocupadas. ¡Toma nota!

1. Hidrata tus manos constantemente

Las manos se deshidratan o resquebrajan por el contacto permanente con los productos abrasivos. Por eso, se aconseja el uso de guantes cuando se utilicen los elementos de limpieza del hogar y aplicarse una crema hidratante de manos antes de dormir.

Las cremas ricas en urea, vitamina A, vitamina E y alantoína son las más recomendables y de ser posible, conviene aplicárselas varias veces al día.

2. Simplifica tu rutina de maquillaje

mujer se coloca crema en el rostro
La clave de un buen maquillaje es la aplicación de una base de crema humectante.

Un maquillaje muy elaborado requiere de tiempo que quizás no se tenga. Por lo tanto, lo ideal es agilizarlo, sin erradicarlo de la rutina diaria.

Primero, es necesario enjuagar el rostro y aplicar una crema humectante como base. Luego, colocar un poco de rubor, algún lápiz labial o brillo y una máscara de pestañas. Todos estos elementos le darán un aspecto natural a tu rostro, pero denotarán un poco más de dedicación al mismo.

En caso de tener que escoger por alguno de estos elementos, lo mejor es priorizar el cuidado de la piel antes que el glamur. Porque aún con los productos más sofisticados, hay cuestiones que el maquillaje no puede solucionar.

Por ejemplo, cuando no descansas bien tu organismo libera más cortisol, lo cual afecta tus niveles de colágeno y provoca mayor hinchazón, resequedad y ojeras.

3. Aprovecha el momento de la ducha

En el mercado existen muchos productos de cuidado de la piel que son aptos para utilizar durante el baño. Algunos de ellos, como los aceites humectantes bajo la ducha, son una excelente opción para brindarle a tu piel la nutrición necesaria.

Además, puedes utilizar los geles de baño exfoliantes o una esponja vegetal para ayudar a renovar las capas superficiales de la piel y mantenerla en mejores condiciones.

4. Utiliza mascarillas faciales

Hay varios productos cosméticos diseñados para contribuir con las rutinas de cuidado y belleza rápidas y sencillas. Las mascarillas faciales son un buen ejemplo de ellos, pues las puedes utilizar mientras realizas otras actividades. Solo requieren algunos minutos para limpiar los poros y dejar tu rostro mucho más saludable.

Las brumas de agua termal para guardar en la cartera también son una excelente opción, pues hidratan, refrescan y brindan alivio instantáneo a la piel cuando se encuentra muy seca y tirante.

El hecho de humectar la piel de forma profunda y mejorar el aspecto de las ojeras y de las líneas de expresión ayuda a lucir más jovial y fresca.

5. Elije productos trasladables

Las madres suelen utilizar bolsos grandes para poder cargar con todo lo necesario. Por eso, opta por aquellos productos de cuidado de la piel que tengan un tamaño prudente para llevar en la cartera durante todo el día.

Algunos de los cosméticos más recomendados para trasladar a diario son las cremas de texturas livianas (que mantienen a la piel nutrida), el protector solar (para renovarlo cada dos horas) y un bálsamo labial, con color o no.

Ten presente que cuando eres madre es indispensable que uses un buen protector solar, ya que cuando los niveles hormonales se encuentran alterados los rayos UV pueden dejarte manchas indeseadas.

6. Cuida tu piel por dentro

La piel suele reflejar cómo llevas tu vida. Si duermes poco, te alimentas mal o cargas con demasiado estrés, se nota. Por eso, es fundamental que mantengas un adecuado nivel de hidratación todos los días. No solo para lucir una piel luminosa y uniforme, sino también para cuidar todo tu organismo.

En cuanto a la alimentación, es ideal priorizar la elección de vegetales con alto contenido de antioxidantes (como los arándanos) y vitamina a (como las zanahorias, las avellanas o las semillas de calabaza).

Mantenerse hidratada es fundamental para estar saludable.
La hidratación es un factor clave para lucir una piel saludable y radiante.

7. Invierte en productos de calidad

Las madres ocupadas no cuentan con suficiente tiempo para brindarle a su piel el cuidado que desearían. Por lo tanto, es importante no desperdiciarlo con la aplicación de productos cosméticos poco efectivos.

Un limpiador, un contorno de ojos, un serum o crema hidratante y un protector solar buenos pueden hacer mucho por una piel poco cuidada. Lo ideal es invertir en productos de alta calidad que se enfoquen en el tipo de piel y en la edad de cada mujer.

La importancia de los cuidados de la piel en las madres ocupadas

Invertir algunos minutos del día en ti misma y dedicarte la atención que te mereces te ayuda a fortalecer la autoestima. Por eso, intenta encontrar algunos minutos para regalarte un poco más de cuidado personal.

Una rutina básica para lucir una piel saludable y rozagante se compone de 3 pilares fundamentales: limpieza, hidratación y protección. Verás que luego de implementarlos, ganarás mucho más que eso. ¡Anímate!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí