La mujer sanjuanina, al igual que todas las que son parte de la historia de la humanidad, han estado presentes en todos los hechos históricos que han sido trascendentales para el mundo. Desde la concepción y la multiplicación de la humanidad, su cuidado y parte del sistema que permite el desarrollo de la historia.

San Juan es suelo de transformaciones y lugar de conquistas para la visibilización del rol de la mujer en cada momento histórico, y constantemente evidencia el accionar en la búsqueda de espacios de desarrollo y escucha de sus voces. La historia evidencia el proceso de esta dialéctica femenina a través de los diferentes documentos que presenta a continuación el Archivo General de la Provincia.

Son procesos de conquistas, lo que se toman en esta ocasión y su evolución hasta la actualidad. Con el objetivo de visualizar la importancia de su accionar en los diferentes ámbitos provinciales a través del tiempo. Principalmente aquellos que se asimilan al escenario actual que nos atraviesa el suceso mundial de la pandemia COVID-19; por la cual sigue transitando como sociedad.

Este acervo documental se ha presentado en secciones que abarcan desde principios del siglo XVIII al siglo XXI. Mediante la lectura de los documentos puede leerse su papel dentro del hogar familiar y sus diversas funciones, cumpliendo los mandatos sociales en relación a su maternidad, como esposa generalmente; siempre detrás de su padre, esposo o hermanos. Desempeñando puestos en relación a la educación primordialmente.

 

Etapas de desarrollo donde se puede visibilizar el rol femenino en la provincia

Siglo XVIII

La historia presenta que desde la fundación de San Juan, ocurrida el 13 de junio de 1562, en el acto fundacional no figuran nombres de mujeres allí presentes, debido que los papeles más importantes y que pasarían a la historia, sólo lo cumplirían los hombres.

Sin embargo en las diversas fuentes, se muestra por ejemplo que en el monumento realizado al fundador español en la ciudad de San Juan; localidad de Concepción, departamento Capital, se puede observar en su reverso y a su derecha, una mujer con dos criaturas, uno de los cuales es una niña. En esta obra representa la presencia de la mujer, de una manera silenciosa en esta época según la visión del autor sanjuanino.

Así se observa el 1°documento que data del año 1601, en que el Registro de Guías da poder legal a Doña María de Astudillo, para poder actuar ante el ataque de los indios en defensa de sus tierras. Como así también, por ejemplo se aprecia la comercialización de una negra esclava llamada Ana María, en el año 1734.

El siguiente documento también de este siglo, es de júbilo para la mujer, porque es el nacimiento de una infanta, hija de su majestad el Rey de España, en donde se comunica que la Reina dio a luz una niña y se solicita por los honores respectivos. Otro es muy particular, ya que se puede inferir que la mujer va adquiriendo en la época algunos derechos, como el de doña Mariana Barrera, ella solicita licencia para establecer una pulpería para poder vender todo tipo de género de abastos a mitad del siglo XVII.

Siglo XIX

En este siglo se puede observar en los archivos un documento del año 1821 una dama llamada Mariana Barrera, realiza una solicitud de una licencia con la intención de establecer una pulpería para vender en ella todo género de abastos.

Avanzando en el tiempo, 1837 se confeccionó un registro de los terrenos ocupados en nuestra provincia por mujeres siendo propietarias; algo llamativo e importante para la época. Posteriormente se resguarda una carta del año 1847, del señor Adolfo O´Gorman, dirigida al Excelentísimo Gobernador Brigadier General, Don Juan Manuel de Rosas. En ella se comunica con mucha preocupación la “fuga de su hija menor llamada Camila, con un clérigo tucumano; Wladislao Gutiérrez, y consecuentemente solicita que se difunda el hecho para advertir a todas las ciudades.

En relación al ámbito educativo destacan y sobresalen muchas medidas gubernamentales y de quienes ocuparon estos cargos de instrucción (1865 – 1879); que generalmente fueron damas de nuestro San Juan.

Por ejemplo una nota del Ministerio de Gobierno al visitador de Escuelas, en que se le solicita la elección de “niñas pobres” para que fueran educadas gratis en el Colegio Modelo de Señoritas.

También una correspondencia de una Bienvenida Sarmiento al Señor Jefe del Departamento General de Escuelas, se pide más días de estudio para sus alumnas con el fin de poder obtener buenos resultados, debido a la inasistencia a clases.

Un listado con nombres de algunas de las señoritas que se han educado bajo la dirección de Doña Carmen Fernández. Y otro similar detalla particularmente la ausencia a clases por falta de recursos, por capricho y tuvieron en vida la compañía en de sus padres.

Otro reconociendo la relevancia de la educación de las niñas, por lo que se crea una Escuela de Maestras, mediante un decreto para la Instrucción Primaria en
San Juan.

 Con respecto al ámbito de la salud, se tomaron diversas medidas necesarias para fomentar la salud, sus cuidados y prevenir enfermedades. A pesar que también ocurrieron diferentes epidemias o pandemias en nuestra sociedad, y se gestionó para sobrellevar la situación en cada época.

 

Así destaca un libro de Actas del Consejo de Higiene y Personal de Medicina (1887 – 1898). Allí se describe lo tratado en las diferentes reuniones, la conformación de dicho consejo (autoridades y funciones), el Reglamento del mismo, y se dejaron asentados los temas tratados e irregularidades detectadas.

Tal es el caso sobre la firma de una curandera Josefa Vargas, con respecto a un certificado de defunción sobre una persona, que al no contar con título profesional en medicina, el mismo no tenía la validez alguna.

Además se acompaña con documentos visuales; que de aquí en adelante van apareciendo de a poco y gradualmente. Se retrata a estas mujeres que fueron abriendo camino por su paso, en postales, cuadros, fotografías, etc.

Siglo XX

Se seleccionaron distintos documentos referidos a la salud, y se observa el rol de la mujer en ese ámbito. Como enferma, u ocupando cargos administrativos. Tal es el caso de un Proyecto de contrato de locación, celebrado entre la Cruz Roja Argentina y el Consejo de Higiene, en donde desinteresadamente puso a disposición la Señora Presidenta Doña Rosa Marco de Quiroga, a fin de garantizar la asistencia sanitaria a la comunidad, para el año 1917. Otro expediente de 1925, refleja sobre un llamado a licitación para la construcción de
un pabellón de “Pensionistas Mujeres” del Hospital Rawson.

Continuando en esta década, sucede la gran conquista al ejercer su derecho a votar, que contó con antecedentes previos en San Juan a través de la Constitución del año 1927, donde se estableció que ciudadanos de ambos sexos, mayores de 18 años, y con domicilio en la provincia podían participar en los actos electorales.

Por su parte se evidencia que la doctora Carmen Peñaloza fue designada como Inspectora General de Escuelas para ese mismo año, al igual que la dentista Magdalena Riveros se sumó al Consejo Directivo de la Administración Sanitaria y Asistencia Pública provincial.

Como también la señora Eva Araya fue comisionada en la comuna de Calingasta. Además por medio de una ley se creó la Casa Hogar, que fue destinada para las madres solteras y mujeres menores para dignificar su personalidad moral, y capacitarlas en tareas domésticas, agrícolas e industriales.

Hasta que finalmente en el año 1928 la mujer sanjuanina ejerció su derecho a votar el día 8 de abril. En otro documento que acompaña este hecho trascendental, por un Decreto, Nº 40 se fijó la ubicación de las mesas necesarias, receptoras femeninas para las elecciones previstas. Ya en el año 1934 al Comisionado Nacional se lo faculta para conformar el Padrón de Mujeres y Extranjeros, que regirá para la elección, que se concretó el 22 de junio de ese año.

Y por medio de otra norma, el Decreto Nº 247 del Ministerio de Gobierno, se aprobó el escrutinio celebrado el 22 de junio, en que resultó electa por la circunscripción de Capital, la Doctora Emar Acosta, primera legisladora en América Latina. La mujer en el siglo XX también formó parte de Asociaciones como “Damas Patricias”, “Madres Católicas”, o la Asociación de “Maestros de la Provincia”, cuya proyección se vio plasmada en la sociedad. Siempre pendiente y al servicio de los demás.

En 1942, se necesita la profesionalización y capacitación en áreas de la salud, por lo que se creó la Escuela de Enfermería, y la Asociación de Enfermeros y Enfermeras que solicitó su Personería Jurídica al Ministerio de Gobierno. Sumado a un documento, que reseña los servicios de Asistencia Médica en la provincia, desde la época colonial hasta la creación del Ministerio de Salud Pública.

Resulta significativo mencionar la publicación del ANUARIO DUA; colección digital de nuestra Biblioteca, en una edición se registraron datos referidos a educacionistas de aquellos años, con datos muy importantes como con el nombre, apellido, especialidad, y domicilio particular de las maestras (1942 – 1943).

Y en otras áreas donde también participó y destacó la mujer, fue con respecto al desempeño en las fuerzas de Seguridad, así fue que la Jefa de la Brigada Femenina de la Policía de la Provincia, por ejemplo la señora Rosa Díaz de Pérez, cambió su situación de revista por medio de un ascenso. Y también por el Decreto Nº 2652 -G- del 18 de septiembre de 1956, se la nombra a Estefanía Meglioli pionera de la Brigada Femenina de San Juan.

Siglo XXI

Se rescata el rol de cada mujer en el siglo que vivimos, sin embargo se ha enfocado y como homenaje institucional, sobre todo, la lucha, perseverancia, contribución y roles primordiales de la mujer sanjuanina a partir de la pandemia. Desde las diferentes áreas que componen a la sociedad y les tocó desempeñar funciones consideradas esenciales y no tanto, empero fueron todas relevantes para poder salir y afrontar la realidad que afectó a todos. Es decir desde la educación, la salud, la tecnología, la seguridad, y administración de la provincia estos últimos años.

De esa manera en los periódicos de destacan diversos hechos puntuales que contribuyen y permiten a que sean plenos los distintos derechos que fueron adquiridos a través del tiempo, como también la conquista de igualdades en diversas áreas.

Para concluir se puede sintetizar brevemente, se remarca y es visible a través de la documentación, que muy lentamente se fueron dando indicios de un cambio de pensamiento y de actitud en las diferentes épocas.

La mujer empezó a aparecer como protagonista y no sólo como testigo. Por lo que la participación de la mujer en diferentes ámbitos se fue materializando en forma progresiva.

Es por eso el motivo de este recorrido histórico, a través de las fuentes, para generar la reflexión, la valoración y aplaudir su lucha constante en una sociedad donde no siempre contó con una voz propia, y sobre todo derechos.

A ellas y a las que
inalcanzablemente dejaron todo para colaborar en tiempos de pandemia, donde en ocasiones tuvieron que priorizar lo laboral ante lo familiar. Pero siempre con esa capacidad de adaptación y flexibilidad frente a diferentes circunstancias.

Referencias de fuentes:

Selección de documentos pertenecientes al Departamento Archivo Histórico y Departamento Biblioteca y Hemeroteca, Archivo General de la Provincia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí